Claves de la próxima decada (blogging en directo)

El primero de los EBE Ciudades se ha abierto con la intervención de Antonino Albarrán, Director de Tecnología de Intel Ibérica.

Antonino ha comenzado preguntándose sobre cuál será la tecnología del futuro. “Si comenzamos a pensar en el futuro, lo más probable es que nos equivoquemos. Por eso, el reto ahora mismo no es elucubrar ni intentar adivinar dónde estaremos de aquí a 2025, sino comenzar a trabajar con las oportunidades que abren todas esas tecnologías desde ya”.

Intel Ibérica trabaja en varios proyectos con la que entienden será la tecnología del futuro en diferentes ámbitos. Tienen en marcha investigaciones en colaboración con empresas constructoras para diseñar las que serán las ciudades del futuro, ciudades con casas más eficientes y una importante reducción del consumo energético.

También en el campo de la automoción, trabajan en el desarrollo de coches inteligentes con una cada vez mayor cantidad de sensores que ayuden y faciliten la conducción gracias a la detección de variables y factores relacionados con el tráfico. Otro gran reto es el de digitalizar la salud en los hogares a través de dispositivos que permitan medir el azúcar, la tensión, etc y mandar esos resultados al hospital sin necesidad de acudir físicamente.

Antonino muestra también la especial implicación de Intel en el diseño de la televisión del futuro -una televisión que entiende como inteligente, interactiva y dotada con lo mejor de internet- y en la cartelería digital.

Cuando habla sobre el futuro de los dispositivos, señala convencido que la principal prioridad es “usar la tecnología para mejorar la experiencia de los usuarios”. Entiende que los dispositivos serán cada vez más pequeños, con mayor autonomía y mayores prestaciones. El objetivo final es “ser capaces de tener toda la potencia de un ordenador en el resto de dispositivos smart”.

Por último, Antonino hace mención a cómo creen en Intel que serán los pc del futuro. Y contesta de manera tajante: “el futuro está en la computación intuitiva, en ordenadores con un elevado número de sensores inteligentes que interactúen y recopilen información de los usuarios y sean capaces de tomar decisiones acordes a esas informaciones”. Al final, lo más importante es que la tecnología entienda las reacciones del usuario y sepa facilitarle las cosas.